El 10% de la energía del sector transporte deberá ser de origen renovable en 4 años

Con el fin de contribuir a frenar el cambio climático el Consejo de Ministros aprobó el pasado 3 de diciembre el Real Decreto que fomenta el uso de biocarburantes como combustible para los vehículos con motor de combustión. Esta obligatoriedad abre nuevas oportunidades de negocio para gasolineras y estaciones de servicio. El objetivo es alcanzar el 8.5% en el año 2020.


biocombustibles

Actualmente el 10% de la energía que se consume únicamente en el transporte (mercancías, vehículos privados, etc.) supone la mitad del consumo energético de nuestro país. El objetivo marcado concreta que un 10% de la energía utilizada en el transporte debe ser de origen renovable en un 10%. Esto aumentará la demanda de los biocombustibles y generará grandes beneficios para las estaciones de servicio y gasolineras que ofrezcan este tipo de carburantes. El número de demandantes de este tipo de biocombustibles está en aumento, ya sea por concienciación medioambiental. Ofrecerlo en su gasolinera puede suponer un incremento de ventas. Por otro lado contribuirá a la mejora en la imagen de la estación de servicio, al ofrecer productos que emparentan su marca con la lucha contra el cambio climático y una mejora del medio ambiente, ya que es algo que preocupa a los usuarios y a lo que le dan gran importancia.

Respecto a los objetivos globales a cumplir, España pueda acercarse al 20% de porcentaje de penetración de las energías renovables sobre el año 2020, si contamos también con otras medidas que afectan a otros sectores energéticos, como son las energías renovables y la producción de electricidad mediante otros métodos.

El Real Decreto marca una escala gradual que asciende anualmente hasta alcanzar el objetivo marcado en el 8.5% en el año 2020. Empezando por el año 2016, donde se espera alcanzar el 4.3%, se seguirá con un 5% en el año 2017, un 6% en 2018, vuelve a aumentar un 7% en 2019 y se alcanza el 8.5% en 2020.

También se incluyen diferentes medidas que pretenden aumentar y fomentar la eficiencia energética. Otras hacen referencia a crear iniciativas para lograr una mayor claridad en lo referente a la información que reciben los ciudadanos sobre sus consumos de electricidad y/o gas, informar sobre las capacidades de los contadores “inteligentes” y otras medidas.