Repsol se plantea vender sus gasolineras

La compañía Repsol está planteándose la venta de la totalidad de su red de gasolineras y estaciones de servicio. Tras la venta de los yacimientos petrolíferos y de gas situados en Asia y otros activos de su división de renovables la multinacional está considerando deshacerse de su inmensa red de gasolineras en España.


repsol-se-plantea-vender-sus-gasolineras

En un documento presentado por el consejero delegado Josu Jon Imaz (titulado “Valor y Resiliencia”) califica de “no estratégica” su división de negocio dedicada a la distribución y venta minorista de combustibles. El objetivo: reducir el endeudamiento de la compañía. Varias opciones se están barajando para colocar la red de estaciones de servicio que posee la compañía en nuestro país.

El consejero delegado está analizando las alternativas más ventajosas para llevar a cabo la operación. Siguiendo la estela de compañías del sector en otros puntos del planeta una de las opciones consiste en lanzar una OPV (Oferta Pública de Venta) con el fin de encontrar un comprador adecuado. Parece ser que también cuentan con la posibilidad de realizar una venta directa a un operador del sector industrial. También se vislumbra la perspectiva de ofrecer toda la red a un fondo de inversión para su adquisición y explotación.

Mientras, la petrolera, que ha contactado con Goldman Sachs para gestionar la venta de varios campos petrolíferos del sudeste asiático, está decidiendo en este momento si vende todos estos activos de forma conjunta o fraccionada. Hacerlo de forma fraccionada le daría la posibilidad de obtener un mayor valor por la venta del conjunto. También se ha desprendido de sus campos de aerogeneradores marinos de 1.000 megawatios instalados en Reino Unido, algo que denota su necesidad de enfrentar la deuda que sostiene. Prueba de ello es la situación de estos complejos marinos de aerogeneradores: la compañía ha creado y promovido el proyecto, conseguido las licencias para construir y explotar. La puesta en marcha sería excesivamente costosa y han optado por la venta del parque eólico marino. Parece ser que Gas Natural puede tener interés en la adquisición.

La repercusión de la venta de la red de gasolineras de Repsol en el sector es realmente imprevisible. Por un lado dependerá de quién consiga llevarse el gato al agua, si es un solo operador o varios, la experiencia y otros factores que pueden crear un nuevo panorama para la competitividad en el sector. Habrá que esperar para vislumbrar el nuevo horizonte que se pueda abrir con esta operación y como puede repercutir (si lo hace) en el resto de suministradores y gasolineras independientes.